Blog

Entrevista a Paula Villaverde, alumna de magisterio de la Universidad de Santiago de Compostela

Realizamos una entrevista bajo la técnica del cambio más significativo a una alumna universitaria de magisterio participante en el proyecto de Aprendizaje-Servicio Salud Comunitaria: Cartografía Social y Pedagógica desde el feminismo urbano.

Paula Villaverde es una estudiante del grado en maestro/a en educación primaria de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) participante en el proyecto de Aprendizaje-Servicio (ApS) Salud Comunitaria: Cartografía Social y Pedagógica desde el feminismo urbano.

Este proyecto se llevó a cabo durante el primer cuatrimestre del curso 2022-2023 a través de la materia Sociología de la Educación, en colaboración con la profesora Lorena Añón y el apoyo del Colectivo de Mujeres de Matagalpa (Nicaragua).

Dentro de este proyecto se promovió la participación del alumnado universitario en encuentros con el alumnado de quinto curso de primaria del CEIP Isidro Parga Pondal de Oleiros, en los que se fomentó la cohesión del grupo, se practicó la escucha grupal y el alumnado de primaria compartió mediante el teatro espontáneo situaciones de irrespeto y respeto creando la iniciativa Sentirse bonito: “Construíndo o respecto” que os contábamos en este post.

Tras la finalización del proceso, Paula nos quiso trasmitir su valoración de la experiencia que describe como inolvidable. “Quiero destacar varias cosas sobre lo que he aprendido y sobre las emociones que he sentido; pero lo primero que quiero compartir es el gran interés mostrado por los alumnos y las alumnas por participar y aprender de una manera distinta a la que estaban habituados. Lo que hicimos fue sentarlos a todos y todas en un círculo en la biblioteca; para que pudiesen ver a sus compañeros y compañeras, las expresiones que estos mostraban y así poder comprenderlos y establecer con ellos un vínculo, del que por desgracia como grupo, aún no disponían. Nuestra intención fue que en todo momento se sintieran como en su casa, en un lugar acogedor y en el que nadie les juzgase. Para ello, realizamos actividades de presentación y posteriormente dividimos la clase en pequeños grupos. Cada una de nosotras estaba con un grupo y en ellos teníamos que organizar coreografías con gestos (primero de desprecio y después de cariño y comprensión). Para ello, los niños y niñas, pusieron mucho de su parte, ya que cada uno y cada una aportaba un gesto diferente, el resto del grupo lo imitaba y finalmente se unían todos. Tengo que decir que yo en particular puse todo de mi parte para que todos y todas se sintieran cómodos y cómodas.

Con todo esto quiero destacar que como futura maestra considero imprescindible que se debe, primero crear un buen ambiente en el aula con todos los niños y niñas (…) En esta dinámica, por ejemplo, ejercitamos, además de valores como, la escucha, la atención y el respeto por los y las demás; asignaturas como matemáticas, contando los diferentes gestos que realizábamos; geografía durante la presentación. Pero realmente, lo que más me marcó de esta experiencia, fue que durante la clase le dije a una niña (que veía más tímida con el resto del grupo), que lo había hecho muy bien, ya que lo había hecho de primera y al final de la clase, la niña se acercó a mí a darme un abrazo, y a desearme “me vaya genial en la carrera”. Es increíble como puedes empatizar con los niños y niñas en tan solo una dinámica diferente a la “clase tradicional”, creando un ambiente de seguridad y respeto que considero imprescindibles en nuestro futuro trabajo. Finalmente, Paula agradece a su profesora Lorena Añón, al Colectivo de Mujeres de Matagalpa (Nicaragua) y a Farmamundi la oportunidad brindada de poder participar en este proyecto que cataloga como “ha sido increíble y no solo los niños y niñas aprendieron, yo también he aprendido mucho”.

¡Muchas gracias Paula!