Blog

La Real Academia de Farmacia de Galicia reconoce el trabajo de Farmamundi con el IV Premio Perfecto Feijóo

La delegación de Farmamundi en Galicia ha sido reconocida con el Premio Perfecto Feijóo que otorga la Real Academia de Farmacia de Galicia a instituciones que hayan contribuido a destacar la consideración social de la farmacia gallega.

El encargado de recoger el premio fue el delegado de Farmamundi en Galicia Héctor Castro, quien estuvo arropado por varias de las personas indispensables para nuestro trabajo en esta comunidad: María Gento, coordinadora de la delegación; Lorena Peillet, técnica de educación; Xosé Mª Torres, vocal de la Junta directiva; y Beatriz Villarquide, exdelegada.

Héctor Castro, Lorena Peillet, Beatriz Villarquide, Maria Gento, y Xosé Mª Torres.

Héctor Castro ha agradecido esta distinción al presidente de la Real Academia Gallega de Farmacia, al jurado, y en especial a los impulsores que propusieron a Farmamundi para el premio: los académicos José MiñonesJosé María Calleja y Manolo Puga. Con este premio la Academia pone en valor el trabajo de Farmamundi en la promoción de la educación sanitaria, la salud integral y la ayuda farmacéutica a otros países menos favorecidos.

«El verdadero germen de este reconocimiento fueron el grupo de farmacéuticos que decidieron dar el paso para abrir, no con poco trabajo, la delegación en Galicia de Farmamundi en 1996. Belén, Marga, Carlos, Xosé María y Beatriz, a los que quiero agradecerles haber asumido ese compromiso para, junto con el imprescindible y magnífico trabajo del equipo técnico de nuestra delegación, María la responsable, Loreto y Noa, habernos acercado la este día y a la obtención de este premio», ha declarado el delegado de Farmamundi en su discurso, en el que también ha destacado la inestimable colaboración con Farmamundi de la Xunta de Galicia, la Conselleria de Sanidad, la Universidad de Santiago Compostela y la Coordinadora Galega de ONGD. 

En sus palabras, Castro también ha destacado el apoyo de nuestra base social: «Organizaciones como la nuestra no solo se mueven la base de voluntariedad, si no que hace falta también apoyo de base, y por tanto tengo que hacer parte de este premio a todos los socios y colaboradores que nos apoyaron al largo de todos este años. Permítanme compartir este reconocimiento con todos los farmacéuticos que nos apoyan, y con toda la sociedad gallega, cuya solidaridad permite que podamos seguir haciendo lo que mejor sabemos hacer: acercar la figura de los farmacéuticos donde más se necesita, tratando de garantizar el derecho a salud». 

Premio Perfecto Feijoo Farmamundi

Premios al mejor expediente, labor social y a los jóvenes investigadores

El premio se ha entregado durante la ceremonia de apertura del curso académico, celebrada en el Antiguo Hospital de San Roque de Compostela, donde la Real Academia de Farmacia de Galicia entregó también los reconocimientos Antonio Casares Rodríguez al mejor expediente de Grado en Farmacia; y el premio Julián Francisco Suárez Freire para jóvenes investigadores.

Presidido por el conselleiro de Sanidade, D. Julio García Comesaña, acompañado del presidente de la institución, el Dr. Ángel Concheiro, el acto contó con la presencia, entre otros, de los presidentes de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Galicia; la decana de la Facultad de Farmacia, Mª de los Reyes Laguna y el Presidente de la Real Academia de Farmacia de Cataluña, Joan Permanyer Fàbregas.

El Premio Perfecto Feijóo nace con la finalidad de reconocer las iniciativas que contribuyen a destacar la imagen y la consideración social de la farmacia gallega. Perfecto Feijóo Poncet nació en Pontevedra en 1858, fue farmacéutico y músico. Estudió Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela y tras obtener el título se trasladó a Madrid, donde empezó a ejercer la profesión en la farmacia de la Reina madre. Por motivos de salud volvió a Pontevedra en 1880, adquiriendo una botica situada en las proximidades del santuario de la Virgen Peregrina, lugar que se convirtió en centro social de la ciudad. Por ella pasaron ilustres visitantes eventuales, como José Echegaray, Pablo Sarasate, Granados o Emilia Pardo Bazán y tenían lugar amenas tertulias en las que participaban políticos, escritores, músicos y dibujantes locales de los que son buen ejemplo Carlos Sobrino, Manolo Quiroga o Augusto González Besada.